Google

14 de febrero de 2016

El dia...


13 de febrero de 2016

REFLEXIONES...


12 de febrero de 2016

HUMOR...


11 de febrero de 2016

Despilfarro K: un ministerio con 700 autos y 15.000 empleados

Transferencias sin rendición de cuentas.
Es la cartera de Agroindustria. Asistentes que contaban de auto con chofer, empleados con seis líneas de celulares. Delegaciones que recibían dinero y no tenían que informar en qué lo gastaban, entre otras irregularidades.

Mauricio Macri habla de despilfarro y mucho de eso encontró Ricardo Buryaile en el ministerio de Agricultura, ahora Agroindustria, apenas asumió. Con 700 autos, delegaciones como la de Agricultura Familiar que empleaban en total a 1.500 personas de las cuales 200 estaban destinadas a Santiago del Estero. Precisamente, a esa delegación se enviaban transferencias del orden de 200 a 300.000 pesos mensuales y lo más sorprendente, tratándose de la administración pública, es que nadie estaba obligado a rendir cuentas. Tampoco, a informar los resultados de sus trabajos.
Otro dato para el asombro. Un grupo de asistentes, cuya función era atender teléfonos y llevar alguna agenda, contaban para su traslados de autos con chofer. Por supuesto, a cargo del Estado.
También encontraron un empleado al que se le pagaban seis líneas de celulares y contaba con dos autos a disposición. Una empleada cobraba sueldo del Senado y también del ministerio, un doble empleo, algo expresamente prohibido en la administración pública. Más sorpresas: un chofer que realizaba tareas en domicilios particulares de los funcionarios.
Cerca del ministro evitan hablar de ñoquis y prefieren describir un proceso en el que irán definiendo sin interrupción las tareas de los empleados. Claro que sumando los organismos descentralizados como el Senasa y el INTA tiene un plantel de 15.000 personas. Es la mitad de lo que hoy ocupa en su conjunto la industria automotriz en la Argentina.
Las críticas a la gestión anterior apuntan a funciones duplicadas y falta de coordinación. En estos días desarticularon una secretaría y desvincularon a 300 empleados que no se presentaron a sus funciones. El ministerio en sí contabiliza 4.200 empleados, una cifra que fue escalando desde los 1.500 que tenía en 2009 y los 50 que se sumaron a último momento a principios de diciembre.
Los funcionarios sostienen que “no son todos ñoquis, hay capas de las distintas adminstraciones en un ministerio que funcionaba como refugio para los favores políticos".
"No estamos haciendo una caza de brujas ni un recorte drástico”. señalaron a Clarín.

Denuncian que se desviaron armas del Renar al mercado clandestino


Las nuevas autoridades del Registro Nacional de Armas(Renar), entidad que preside Natalia Gambaro,denunciaron errores graves en los mecanismos de control del plan de desarme realizado por el kirchnerismo. Algunas de las armas que se localizaron habían sido reportadas como destruidas por lo que se sospecha que fueron comercializadas en el mercado clandestino y podrían haber llegado por esa vía a posesión del crimen organizado.



El Renar durante el kirchnerismo estuvo bajo el mando del camporista Matías Molle pero también bajo la influencia de varios hombres del ex jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. El funcionamiento del sistema de otorgación de portaciones y tenencias de armas quedó bajo sospecha por las declaraciones de Martín Lannata, uno de los condenados por el Triple Crimen de General Rodríguez.
Desde la entidad, informaron al diario La Nación que no existe un inventario de armas. Además apuntan a que hay un faltante de información respecto a documentación importante sobre las licencias, a lo que denominaron como "limbo administrativo", y relaciones anómalas en trámites de portación. Todo ello en conjunto es lo que llevó a las nuevas autoridades a sospechar que había un desmanejo dentro del organismo.
"No sabemos cuántas armas tenemos en el Renar. No sabemos si nos están faltando. Nos encontramos con que no existe un registro oficial de todas las armas que tenemos", explicó Gambaro. Y también precisó: "No tenemos ningún tipo de registro de muchos expedientes. No tenemos sistema de trazabilidad que nos permita saber dónde está tal o cual expediente".
La actual directora del organismo adelantó que "lo primero que haremos es hacer un inventario para tener la totalidad exacta de armas que el Renar tiene en su poder". Una vez finalizado, se procederá a tratar de detectar irregularidades. Sobre los permisos de portación, Gambaro afirmó que "vamos a implementar controles más exhaustivos".
El Renar mostró su vulnerabilidad hace tres años cuando unas 200 armas fueron robadas de un garaje del organismo, ubicado en Bartolomé Mitre al 1400, y comenzaron a circular en el mercado negro. El faltante fue detectado el 19 de diciembre de 2012 por personal de la entidad y se denunció el hecho ante las autoridades. En enero del 2013 un delincuente fue detenido con una de ellas en la provincia de Buenos Aires. 

VIA PERFIL










REFLEXIONES CON HUMOR...