Google

4 de enero de 2016

Nadie paraba de bailar mientras Yessica moría en la pileta de la fiesta prohibida

El caso de la joven que se ahogó en una casaquinta sin habilitación .Lo confirmó el fiscal. Imputaron a los cuatro organizadores y además investigan si hubo coimas para los inspectores.

Ultima foto. Es la que Yessica (centro) posteó en Facebook. Le faltaban 4 materias para recibirse de periodista.
Ultima foto. Es la que Yessica (centro) posteó en Facebook. Le faltaban 4 materias para recibirse de periodista.
Habían pasado las nueve de la mañana del primer día del año cuando alguien advirtió que una joven se ahogaba en la pileta en medio de una fiesta interminable. La sacaron del agua y hubo quien intentó reanimarla. En el agua había otros treinta jóvenes que seguían con su diversión a pesar de todo. Y en el jardín eran muchos más los que no dejaban de bailar y reír. Al rato vino una ambulancia y llevó a la chica al hospital, pero ya estaba muerta. Así terminó un festejo clandestino que nunca debió haber empezado, en una quinta privada sin habilitación y con advertencias del municipio para que la fiesta no se haga. Ayer el fiscal que interviene en la causa imputó al dueño del lugar y a los tres organizadores del evento por homicidio culposo. Y también investiga si los agentes de Control Urbano recibieron coimas. 
Yessica Emilia Uscamayta Curi tenía 27 años. Era la sexta de siete hermanos y le faltaban cuatro materias para recibirse de periodista en la Universidad de La Plata. Vivía sola, no estaba en pareja y la noche de Año Nuevo quiso ir con algunos de sus hermanos a esta fiesta que tanto se había promocionado en las redes sociales. “Vení y rompé todo”, invitaba el anuncio. La entrada costaba 150 pesos, incluía un trago y en el VIP estaba la pileta.
El fiscal que interviene en la causa, Alvaro Garganta, confirmó a Clarín lo relatado por los testigos: que la fiesta siguió como si nada mientras Yessica se ahogaba.
Garganta imputó a Carlos Federico Bellone (el dueño de la quinta ubicada en 520, entre 159 y 160), y a tres “hombres de la noche”: Raúl García, Santiago Piedrabuena y Gastón Haramboure, que cumplía prisión domiciliaria por la muerte de un joven en 2009 en Alcatraz, un boliche de Berisso. “Es increíble. Haramboure cumplía prisión domiciliaria y mientras tanto organizaba este tipo de fiestas”, dijo. 
El fiscal contó que la chica llegó muerta al hospital, que se descartó que estuviera alcoholizada y que se hizo la autopsia, que dirá si había consumido sustancias tóxicas. 
Según un comunicado oficial de Control Urbano, los organizadores habían sido advertidos varias veces sobre la ilegalidad del festejo antes de que ocurriera. Y que fueron ocho agentes para clausurar el lugar. Una vez a las 4 de la madrugada y la segunda a las 6.25. “Se pusieron fajas pero no se pudo sacar a la gente porque había 6.000 personas en el lugar”, explicaron desde la Municipalidad a Clarín. 
“En La Plata son comunes estas fiestas privadas y cuando se busca que un festejo no se haga se deja un patrullero en la puerta del lugar para que nadie entre. En este caso eso no ocurrió”, dice Garganta, que investiga si hubo coimas.
Los padres de Yessica aseguraron que otros jóvenes que fueron a la fiesta les contaron que los patovicas no quisieron que nadie la ayudara y que dejaron a su hija tirada hasta que llegó la ambulancia.
VIA CLARIN

1 comentario:

Ganesha dijo...

hola´
ese lugar abandonado fue un asilo de huerfanos

salu2